Cosas que pasan

Hola.

(Lo primero de todo, un paréntesis para disculparme. Otra vez he vuelto a escribir una entrada y dejarla para días después!! Los fines de semana son sagrados, no me voy a poner a terminar un post y publicarlo cuando hay cosas mejores que hacer!! Estamos tontos o qué!!) Dicho ésto, aquí va el tostonazo:

Hace mucho, muchísimo tiempo que no escribo aquí. De hecho, desde hace años no publico nada con un mínimo de interés. Vamos que la mitad de las cosas son contenido viejo que aparece en una carpeta del pc, borradores (posiblemente más viejos aún xDD ) o posts del estilo “¡¡sigo viva y me estoy obligando a escribir algo para que no se note que me he olvidado del blog!!” cuya longitud no suele requerir ni un mísero scroll.

Y a pesar de todo. De la falta de actualización, del mínimo interés del contenido, y de la nula atención que le presto a ésto…

¡¡HAY GENTE QUE LO VISITA!!

Son esas cosas que te alegran el día, que te hacen sentir importante en cierto modo. Fíjate tú… Que lo último que puse fue hace alrededor de 5 meses. Una de esas cosas que publicas por el hecho de decir “voy a actualizar con algo, aunque sea un 90% fotos”.
Porque antes, y cuando digo antes me refiero a cuando publicaba a diario, me sentía como más aliviada. Escribir era una vía de escape a ciertas cosas que no me gustaban, gente que me desagradaba, situaciones raras de un juego o simplemente sacar de mi cabeza una historieta imaginaria.

Sin embargo hace ya mucho que no tengo esa necesidad. Claro que me sigo encontrando con cosas que no me gustan, gente que me desagrada y situaciones raras, pero me las tomo de otra manera. La gente cambia, son cosas que pasan, y quizá he cambiado en ese aspecto. O quizás los cambios en mi vida han hecho que ya no tenga la necesidad de escribir en un blog, me he aficionado a eso de comunicarme por voz con mi gente.

Creo que lo mantenía por morriña, o ni eso… Porque de vez en cuando, si da la casualidad de que recuerdas que tienes un blog, entras y echas un vistazo. Obviamente estará todo tal cual lo dejaste, con muchos comentarios de spam eso sí, pero nadie te habrá tocado nada. Releo historietas pasadas, de esas que escribía cabreada como una mona, triste, o un poquito ida de cabeza… y que quieres que te diga: me río. Como terapia fue bueno, y como toda buena terapia, llegó a su fin.

En fin, me estoy yendo por las ramas. Volveré al principio: las visitas de éste sitio.
Como decía es algo que me sorprende, que a pesar de la gran cantidad de mierda (con perdón) publicada, aún siga apareciendo en buscadores (sobre todo por las imágenes, las cuales espero que sirvieran a quien las buscaba). Pero lo que más me sorprende, es que aún haya gente que venga por el contenido.

¿En serio? Después de ver el tiempo entre post y post, ¿aún hay ganas de seguir viniendo aquí buscando algún tipo de contenido bueno? Y si no los buscas porque nunca te parecieron nada interesante, ¿Qué clase de trastorno masoquista padeces como para volver aquí? No pretendo ser ofensiva ni mucho menos, es pura curiosidad nada más.

Lo que más me puede llamar la atención de todo este rollo, es esa gente que todavía viene y comenta cosas. Buenas o malas, me da igual. Si la intención de los “malos” es ofenderme, cabrearme o cosas por el estilo, de verdad que lo siento pero muy poca gente tiene ahora mismo ese privilegio, pero tranquilos ¡¡que lo importante es participar!!
Sin embargo, he de decir que me ha hecho hasta un poquito de ilusión tener un comentario después de tantos meses de pausa. Además, que no ha sido un comentario cualquiera, sino uno de esos que van ahí en plan chungo, intentando herir donde nunca hubo herida alguna. De esos con una intención mala, que denotan que lo más duele ahí es cómo jode que alguien consiga algo y tú no.
No negaré que he tenido suerte en muchos aspectos, pero tampoco quiere decir que lo que he conseguido me haya caído del cielo.

De todas maneras, quiero agradecerte (sí, a tí, comentarista anónimo) ésta pequeña inyección de moral de hoy. No todos los días recibo un mensaje así, tan impregnado de envidia y odio a partes iguales. Reconozco que, como todos, tengo mis días en que puede ser que esté algo más baja de moral o con quejas de todos los colores, pero saber que, a pesar de toooodo lo que me quejo y de todo lo que me parece mal, haya alguien que me sigue viendo como un ejemplo odioso de algo que le gustaría ser… En fin, es cuanto menos curioso. Jamás pensé que estaría haciendo tanto daño a alguien con mi manera de ser, mi vida o las cosas que hago.

De verdad, no te quemes más conmigo y procura vivir tu vida, que sólo tienes una y la estás malgastando comentando un blog que está MUERTO, además corres el riesgo de que te huela del todo si me asomo a la ventana, cosas de compartir ciudad supongo. 😀

Por si lo dudabas, o por un momento se te pasó pensar que ocultaría esa obra maestra tuya…

JOYA

Aquí la tienes. Tu segundo de gloria.
Acéptame un consejo, o bueno, varios: Antes de darle a “Enviar comentario” hazte un favor y REVISA cómo has escrito tu crítica, comentario, puñal asesino o como te apetezca llamarlo.
– Queda un poco cutre que sólo sepas usar “…” para terminar tus frases, va a gustos pero no le terminas de dar el toque dramático que buscas.
– Los acentos existen, harías mejor en recordarlos a ellos y no a mí, aunque bueno, dada la variedad de tu vocabulario no te hacen mucha falta.
– Mi productividad es la que debe ser según lo exija la carga de trabajo, de momento nadie ha tenido queja salvo tú.
– Las carreras son largas, pero no como para añadirles R de más, te lo aseguro.
– Llorando no se llega a ninguna parte, pero sé de algunos que con dinero sí llegaron.
– En cuanto a hacer la O con un canuto, no sabría decirte, nunca me he puesto a hacerlo. Será cuestión de probar, como todo en la vida. 🙂


Sin más, me despido, y con las mismas, despido al blog.

Ésta será la última publicación “Pública”. Todas las demás entradas y comentarios han sido desplazados a otra categoría, no quiero causar más traumas, no sea que empiecen a llegarme facturas de psicólogos y…

Me despido también en éste aspecto de la gente que alguna vez leyó éste sitio con interés, espero que os gustase y disfrutaseis con la lectura.

Se despide Dagger la Exploradora (demasiado ocupada explorando como para seguir en un blog rajando :D)

 

P.D.: Si alguien se queda con ganas de algo más, puede escribirme a éste correo daggerynk@gmail.com para lo que sea, incluidos problemas contra mi persona, vida y quehaceres. No soy psicóloga, pero intentaré ayudarte a superarlo. *guiño guiño*

Anuncios
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: